Martín Amado Martínez M
CNP: 11806

Email: redaccioncdv@gmail.com


 

¡Esperada procesión!


Cada 14 de enero Barquisimeto, capital del estado Lara, se convierte en epicentro del turismo religioso nacional e internacional, a través de la esperada procesión de la Divina Pastora, una de las manifestaciones de fe más tradicionales y arraigadas en el pueblo larense.
En cada edición la ya mencionada expresión de fe cobra más fuerza, lo cual explica el incremento en el número de creyentes, quienes asisten multitudinariamente al encuentro con la Virgen y en el objetivo unos de cumplir con el pago de promesas, y otros como agradecimiento por los favores recibidos.

¡Más de dos millones!

Según las cifras aportadas por los organismos oficiales se estima que en las ultimas ediciones más de dos millones de creyentes han acompañado a tan devocionada imagen, a través de su recorrido y realizando las respectivas paradas en los espacios preparados para tal, por parte de las autoridades locales y la colectividad participante, para cerrar con broche de oro a través de un inolvidable acto religioso, realizado en la iglesia Catedral, ubicada en la avenida Venezuela con calle 30.
Los peregrinos acostumbran ubicarse desde tempranas horas en las inmediaciones de la iglesia de Santa Rosa, donde es posible ubicar a los típicos expendedores de medallas y souvenir relacionados con la Divina Pastora.
Sale de su iglesia transportada en los brazos de los santaroseños y barquisimetanos, así como de representantes del ejercito y la iglesia, quienes se turnan por contar con este honor durante distintos espacios del trayecto.

Desde El Cerrito...

Este es el día más esperado por los pobladores del hermoso pueblito de Santa Rosa, puesto que todo el país vuelve sus ojos hacia esta comunidad larense, de cuya fundación no existe fecha exacta, aunque se sabe que fue llevada a cabo entre los días 22 y 30 de agosto de 1671, gracias a la iniciativa manifiesta por el presbítero Fray Agustín de Villabáñez, misionero capuchino.
En cuanto al nombre que se le dio al asentamiento, algunos datos históricos, aportados por el hermano Nectario María, indican que fue el de Cerrito de Santa Rosa. Este hermoso poblado ubicado entre las localidades de Cabudare y Barquisimeto, vecino además del Río Turbio, se hallaba en sus inicios a aproximadamente dos leguas de la capital larense y ahora prácticamente se confunde con la misma.

Valiosos objetos

A lo largo de 151 años de visitas son muchos los objetos de invaluable valor historico que se han ido acumulando. Ello motivó desde 1965 la inquietud, por parte del ejecutivo larense, en cuanto a la necesidad de que fuese creado un museo en Santa Rosa, a través del cual fuese posible exhibirlos, para beneficio de toda la colectividad.
Ello también facilitaría el mantenimiento de las piezas y fue entonces cuando quedó planteada la posibilidad de darle este uso a la casa colonial donde naciera, en 1870, el ilustre prelado Jesús María Alvarado, sin embargo esto no resultó tan sencillo.

¡Por fin, el museo!

La edificación de la estructura que albergaría al Museo de la Divina Pastora fue iniciada a partir de 1992, aunque para que la misma fuese finalmente inaugurada debieron pasar 12 años. Este espacio resulta propicio para ofrecer una muestra, conformada por distintas figuras y objetos donados por los feligreses devotos a lo largo de 100 años.
Se trata de una demostración de agradecimiento realizada por el pueblo motivado a los distintos favores recibidos. Asimismo es exhibida una muestra de los vestidos que le han sido colocados como parte de los ornamentos que luce cada año y en su procesión.

Martín Amado Martínez M
martin@caminosdevenezuela.com

 
 
 
COPYRIGTH 2005 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS WWW.CAMINOS DE VENEZUELA.COM. DISEÑADO POR EA MEDIOS DIGITALES.